¡Cuéntame sobre los frenillos cortos!

Escrito por Norma Ritter, IBCLC, RLC

¿Te has fijado en la cantidad de bebés hoy día que están siendo diagnosticados con frenillos linguales o frenillos labiales cortos? ¿Qué son los frenillos linguales y es verdad afectan la lactancia? ¿Por qué son más comunes hoy que nunca? ¿Cómo se podrán arreglar?

Hay mucha confusión alrededor de los frenillos cortos, también conocidos como anquiloglosia. He aquí información que podrá ayudarte a entender los hechos y los mitos con respecto a este tema.

¿Qué es un frenillo lingual?

El desarrollo normal de un feto incluye el crecimiento de pedacitos de tejido llamado frenillo (también conocido por frénulo), el cual adhiere a la lengua al piso de la mandíbula inferior. Todos nacemos con este tejido, pero para algunos bebés, éste es tán apretado que no pueden mover sus lenguas de manera debida. Esto puede afectar sus habilidades de amamantar, y hasta su capacidad de comer de un biberón o sostener succión en un chupete/chupón.

Los frenillos linguales cortos también pueden tener efectos serios de salud. De manera parecida, el frenillo labial puede adherirse a las encías, haciendo difícil que un bebé se prenda bien al pezón. Bebés quienes tienen los frenillos labiales cortos casi siempre tienen los frenillos linguales cortos.

Las lenguas y os labios solo se consideran cortos o atados si hay restricción de movilidad. Es importante tomar en cuenta que hay quienes tienen frenillos cortos que no causan problemas. Cada caso debería ser evaluado individualmente.

Hay diferentes tipos de frenillos cortos linguales. Estos son clasificados según su posición de atadura en la base de la lengua.  

Clasificación #1: La atadura sucede en la punta de la lengua. Estos frenillos son a los cuales la mayoría de la gente se refiere al pensar en frenillos linguales cortos.

Clasificación #2: Estas adhesiones están un poco detrás del punto de la lengua

Las clasificaciones 1, 2 y 3 son conocidas como ataduras o adhesiones anteriores.

Clasificación #3: Estas adhesiones ocurren más cerca de la base de la lengua.

(Clasificaciones #1, #2 y #3 también son conocidas como ataduras sublinguales anteriores.

Clasificación #4: También conocidas como ataduras posteriores. Pueden ser submucosas (debajo del recubrimiento de las membranas mucosas), y deben ser palpadas para ser diagnosticadas. Muchos bebés con este tipo de frenillo corto frecuentemente son erróneamente diagnosticados con tener las lenguas cortas.

Este video muestra como reconocer una atadura posterior en la lengua:

Los frenillos labiales cortos son clasificados de manera parecida.

Ellos varían entre la clasificación #1 (la cual es un atadura pequeña que alcanza desde el área que está entre la parte de arriba del labio superior y la parte de arriba de la encía) hasta la clasificación #4 (la cual conecta el labio superior precisamente en el área en medio de donde saldrán los dos dientes anteriores en la cresta de las encías).

Ataduras de la lengua y de los labios se consideran defectos de la línea media. Defectos de la línea media en la cara tienden a ser genéticos. En estos se incluyen los labios leporinos, los paladares hendidos, las barbillas hendidas, dientes adicionales o de menos, la atresia coanal y los tabiques desviados.

¿Cómo y por qué afecta a la lactancia?

Cuando bebés nacen con frenillos cortos linguales o labiales puede que tengan problemas prendiéndose al pecho. Al sobre compensar por el frenillo corto, aumentan su nivel de succión, lo cual afecta en nivel de apego físico al pecho causando daño y dolor al pezón. Al no poder mantener el apegamiento físico a través de la succión al amamantar, puede que se oiga un chasquido o un clic, que se pierda un poco la succión, o que el bebé se desprenda por completo del pecho.

No solamente ésto puede causar dolor, sino que puede afectar la habilidad de que el bebé vacíe por completo el pecho, causando problemas con el suministro de leche. Hay casos de bebés con frenillos tan severamente cortos que ni siquiera se pueden prender al pecho.

¿Por qué, al parecer, ahora vemos más frenillos cortos linguales que nunca?

Siempre han habido bebés que nacen con frenillos cortos. Tal vez has escuchado cuentos de parteras (comadronas) que, por protocolo, mantenían sus uñas siempre largas y afiladas para cortar las ataduras clasificadas como #1 y #2 al nacer. Cuando se popularizó el uso del biberón, éste no solo se llegó a considerar a ser una alternativa factible, sino que también se consideró superior a la lactancia, y a las madres se les animaba a darles de comer a sus bebés "científicamente". De hecho, en los tiempos de antes, el que un bebé tuviera su frenillo corto era suficiente razón para destetarlo y darle biberón, y como resultado, mucha de la información sobre los frenillos cortos se fue olvidando. No fue hasta que la lactancia se fue popularizando nuevamente que se le volvió a dar atención al tema de los frenillos cortos.

Por mucho tiempo, solo los frenillos linguales cortos anteriores se reconocían. Era fácil reconocer el área, parecida a un corazón, donde comúnmente se adhieren las lenguas con adhesión anteriores. Aún así era difícil encontrar un doctor dispuesto a desprender el frenillo corto, asi que las madres sufrían adoloridas, o cambiaban el método de alimentación de sus bebés al biberón.

Pero últimamente, en los pasados diez años, las cosas han empezado a cambiar. Ha habido muchísima información de estudios científicos, especialmente alrededor del tema de frenillos cortos linguales posteriores, y el uso de láser para cirugías delicadas ha revolucionado el tratamiento de éste. Los estudios más recientes se enfocan en factores ambientales, y en la posibilidad de que la mutación de un gene específico sea la causa de los frenillos cortos.

En una encuesta informal tomada en una página de Facebook de profesionales de salud, cada una de las Especialistas Certificadas por la Junta de Examinadores en Lactancia (conocidas como IBCLCs en inglés) que respondió compartió que la gran mayoría de los bebés que ellas ven en sus prácticas tienen frenillos cortos linguales o labiales.

Otra página de Facebook, la cual sirve de grupo de apoyo para padres quienes bebés tienen los frenillos cortos, tiene más de 3,600 miembros, con unas cien personas pidiendo membresía semanalmente.

¿Qué estará pasando?

Sobre todo, tienes que entender que las IBCLCs en práctica privada tienden a ver los casos más complicados. Como el amamantar a un bebé con frenillos cortos linguales duele, muchas madres paran de dar pecho dentro de los primeros días. A algunas de las cuales procuran ayuda se les dice que los frenillos cortos en realidad no afectan a la lactancia, que el dar biberón es la solución, o que las ataduras son mitos. Las madres que perseveran muchas veces sí logran que un profesional le desprenda el frenillo corto a sus bebés, pero tal vez no se les desprenda el frenillo lo suficiente durante el procedimiento, y por ende sigue existiendo el problema.

Muchas de estas madres han visto varios profesionales de salud antes de encontrar esa página sabia de apoyo en Facebook. De hecho, hubo un caso en el cual una madre visitó a diez IBCLCs antes de encontrar a una quien pudo reconocer el problema (del frenillo corto). Todas estas madres están buscando que las validen y están buscando recomendaciones personales a profesionales que reconocen y desprenden frenillos cortos linguales y labiales.

Hay muchos mitos sobre los frenillos cortos linguales y labiales, pero he aquí algunos hechos.

  • Es posible el que un bebé tenga ambos tipos de frenillos linguales cortos: el sublingual anterior y el sublingual posterior. A pesar de que los frenillos cortos anteriores se asocian con lenguas que forman un corazón, el punto de la lengua de lenguas que tienen la parte posterior atada pueden también formarse de manera redonda o cuadrada.

  • Frenillos linguales cortos posteriores frecuentemente son diagnosticadosincorrectamente como lenguas cortas.

  • Algunos bebés con frenillos linguales cortos pueden sacar sus lenguas.

  • Los frenillos cortos de la lengua y de los labios (tanto como la pielentre tu dedo gordo y tu dedo índice) no se estiran de repente, no se encogen y no se desaparecen.

  • Los frenillos cortos linguales y labiales pueden afectar a la lactancia.

  • Es común que bebés con frenillos cortos no tomen bien ni el biberón ni el chupón.

  • Los bebés mayores con frenillos cortos pueden tener dificultad tragando comidas sólidas. Sus lenguas posiblemente no se puedan estirar lo suficientemente para mover comida hacia la parte de atrás de sus bocas.

  • La madre de un bebé con el frenillo corto puede que empiece su lactancia con un suministro alto de leche alto, pero al no tener la estimulación adecuada de un frenillo suelto, se le puede ir disminuyendo la producción, lo cual pudiera resultar en que un bebé no aumente de peso de acuerdo a lo necesario

  • La digestión empieza en la boca, así es que el frenillo corto puede resultar en problemas digestivos como el cólico y el reflujo.

  • Los frenillos cortos linguales pueden afectar el habla, causando retrasos del habla y la habilidad de formar correctamente ciertos sonido y palabras.

  • El tener el frenillo corto (sublingual o labial) puede afectar cómo entren los dientes. Por ejemplo, los dientes del medio de abajo puede que sean jalados hacia adentro. Bebés con las lenguas atadas frecuentemente tienen los paladares estrechos, causando hacinamiento de dientes.

  • Cuando hay un frenillo corto labial, lo más probable es que también haya uno sublingual.

  • Los bebés que tienen los frenillos labiales cortos no pueden abrir sus labios adecuadamente o desenroscarlos lo suficiente para poder apegarse bien al pecho.

  • Los frenillos labiales pueden empujar aparte los dos dientes del frente, el cual puede resultar en futuros procedimientos ortodónticos caros. En muchos casos, si el labio no se desprende, los dientes del frente pudieran volver a crecer apartes aún después de que se remuevan los frenos dentales.

  • Caries dentales pueden ser causadas por comida atrapada dentro de los bolsillos creados en cada lado del frenillo labial.

  • Tal vez suene de baja importancia, pero los bebés con frenillos cortos linguales eventualmente se convertirán en niños con frenillos linguales cortos quienes no podrán lamer una barquilla de nieve o dar besos de lengua—temas de suma importancia para quienes tienen el frenillo corto; es mucho más fácil, seguro, y menos traumático el desprender un frenillo corto durante la infancia que esperar hasta más tarde en la niñez o ya de adulto.

Tratamientos para ataduras linguales y labiales

Si sospechas que tu bebé tiene el frenillo sublingual corto, procura una evaluación. He aquí donde una IBCLC con experiencia le podrá ayudar. El número de profesionales de salud quienes tienen vasto conocimiento del diagnóstico y el desprendimiento de los frenillos cortos linguales está incrementado, y tu IBCLC local te podrá recomendar algún profesional, quien por lo general sería un dentista pediátrico u otorrinolaringólogo (“ENT” o “Ear, Nose and Throat Specialist” en inglés) quien podrá diagnosticar y soltar frenillos cortos.

Los frenillos linguales o labiales pueden ser desprendidos con un escalpelo (o bisturí), tijeras, o con láser. En procedimientos donde se usa el láser no se requiere anestesia y se sella el desprendimiento al instante--así el que hay mínimo sangrado y ningún riesgo de infección.

Aquí hay videos de los frenillos cortos de niños mayores siendo desprendidos con láser. La mayoría de personas se sorprenden al ver lo rápido que se puede hacer. Advertencia, los siguientes videos contienen gráficas fuertes.

Procedimiento de Desprendimiento con Láser de Frenillo Corto Lingual Anterior en Calgary, Alberta

Procedimiento de Desprendimientto con Láser de Frenillo Corto Posterior en Calgary, Alberta  

Desprendimiento de Frenillo Labial

Muestra cómo se sana el desprendimiento, día a día

Cuidado post-tratamiento –¿Quién hace qué?

Vas a poder darle el pecho a tu bebé tan pronto le hagan el procedimiento, y muchas madres sienten una diferencia inmediata en el modo de prenderse de sus bebés. Pero aún hay más que hacer.

Ya después de un par de horas, la boca de tu bebé empezará a sentirse adolorida, y médicos por lo general te recomendarán analgésicos (sin receta). Hay madres quienes prefieren usar remedios homeopáticos. Tu bebé tal vez estará inquieto, pero pronto se calmará. No debe sorprenderte el que tu bebé de repente reuse tomar el pecho por sentirse adolorido. Esto se conoce como una huelga de lactancia temporera y por lo general se resuelve rápidamente. Mientras sucede ésto, puedes sacarte la leche manualmente, o con una bomba, para aliviar pechos congestionados, y le puedes dar la leche expresada a tu bebé con cuchara, vasito o biberón.

Como muestran los videos, se le hace una incisión al freno para desprenderlo. Esta incisión debería mantenerse abierta por lo menos unas dos semanas. El estirar y masajear la incisión tres a cuatro veces al día por dos semanas ayudará a mantener abierta la herida mientras sana, y es algo que se puede hacer bastante rapidez. Este video te enseña como.

La manera más fácil de hacer los ejercicios de estiramiento es desde la parte de atrás de la cabeza del bebé. Puedes ponerlo en el piso y sentarte detrás de él. Con un bebé mayor o un niño entre uno y tres años, a algunas madres se les hace más fácil posicionar sus rodillas encima de los hombros de sus niños para ayudar a prevenir que sus brazos se muevan demasiado.

Un bebé quien no haya amamantado correctamente aprende a sobrecompensar. Luego de que se le haya desprendido la lengua, éste tiene que aprender a usar otros músculos. He aquí el lugar en el cual pudiera ayudar un quiropráctico o especialista de terapia craniosacral, quienes pueden ayudar a estirar o a relajar los músculos necesarios. El tipo de terapia ofrecida por quiroprácticos y terapistas craniosacrales es hecho mayormente con las puntas de los dedos, y mucha de la terapia se puede hacer mientras el bebé está en los brazos de su madre.

Cuando el bebé se prende bien al pecho, la mamá se debería sentir cómoda y el bebé debería lactar eficientemente. Una IBCLC quien se especialice en problemas del agarre o del apegamiento al pecho puede ayudar con el que tu bebé abarque el pecho con más profundidad.

La IBCLC también pudiera e enseñarte algunos ejercicios leves para ayudar a fortalecer y a estirar su lengua recién-desprendida. Si tu bebé hasta ahora no ha podido lactar, ella te puede ayudar a prendértelo y a incrementar tu producción de leche.

Puedes leer más sobre el cuidado post-tratamiento aquí:

Para más información sobre los frenillos cortos linguales o labiales, vea las siguientes referencias:

REFERENCIAS

1. Coryllos, E.  Watson Genna, C.  Salloum, A. (2004)Congenital tongue-tie and its impact on breastfeeding  American Academy of Pediatrics Section on Breastfeeding Newsletter, Summer 2004, 1-6

2. Photos - "Is My Baby Tongue-tied?"  Retrieved April 2013

3. "Hazelbaker Assessment Tool for Lingual Frenulum Function" Retrieved April 2013

4. “Swallow study for baby with posterior tongue tie.”Retrieved April 2013

5. Forlenza, G. et al (2010), Ankyloglossia,  Exclusive Breastfeeding, and Failure to Thrive, Pediatrics Vol. 125 No. 6, 1500 -1504. Retrieved April 2013

6. Øyen, N, et al (2009), Familial Recurrence of Midline Birth Defects—A Nationwide Danish Cohort Study,  Am. J. Epidemiol.  doi: 10.1093/aje/kwp087  First published online: May 4, 2009.  Retrieved April 2013

7. Kotlow, Larry, DDS Infant Reflux and Aerophagia Associated with the Maxillary Lip-tie1 and Ankyloglossia (Tongue-tie) Retrieved April 2013

8. Palmer,Brian, DDS, Frenum Presentation, Retrieved April 2013

9. Hong, P et al, Defining ankyloglossia: a case series of anterior and posterior tongue ties.Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2010; 74(9):1003-1006

10.  Notestine, Dr. Gregory, The Importance of the Identification of Ankyloglossia as a Cause of Breastfeeding Problems, Journal of Human Lactation 1990;  6(3):113-115

11. "The Sweet Release" Retrieved April 2013  Blacktating.Blogspot.com

Norma Ritter tiene tres hijos adultos y es abuela de seis nietos, todos quienes fueron lactados.

Traducido al español or Laura María Gruber, IBCLC, RLC.  

 

 

 

Norma Ritter tiene tres hijos adultos y es abuela de seis nietos, todos quienes fueron lactados.